¿Podemos llevarnos todos bien en el trabajo?

Por 5 Enero, 2021online assessment

El conflicto en el lugar de trabajo es uno de esos males necesarios que se arrastra de diferentes maneras.

¿Cuál es tu nivel de comodidad al tratar con el conflicto? ¿Lo enfrentas directamente o corres a esconderte?

Fundamentalmente, el conflicto surge cuando dos o más personas no están de acuerdo. Implica opiniones, egos, la necesidad de estar en lo cierto y, en algunos casos, una necesidad feroz de tomar una posición. Se manifiesta de muchas maneras diferentes, aquí algunas:

«No me gustas»

«No estoy de acuerdo con lo que estamos haciendo»

«Tengo tanto trabajo y ella compra en línea todo el día»

«¿Por qué necesitamos actualizar este software? Nos va bien con lo que tenemos»

«Mi compañero de trabajo se está demorando y está retrasando todo el proyecto»

Todos estos ejemplos caen bajo el paraguas de las cosas sobre las que no tienes control. ¡Empieza con lo que puedes manejar!

No tienes control sobre el comportamiento de otra persona; los cambios organizativos, de mercado o económicos; los problemas personales de tus compañeros de trabajo y si son holgazanes en el trabajo; o si alguien fue víctima de la furia en la carretera de camino a la oficina.

Tienes el control sobre tu propio comportamiento, la forma en que manejas el cambio, cómo regulas tus emociones y cómo respondes al comportamiento de otras personas. También tienes control sobre tu intención, lo que puede cristalizar tu enfoque para resolver el problema.

Cuanto más puedas crear un escenario en el que todos ganen, más probable será que resuelvas las diferencias con civismo y profesionalidad. Aquí hay algunas cosas a considerar.

– Empieza con el final en mente. Saber lo que quieres para el resultado. Muestra respeto a los demás preguntándoles qué es lo que quieren lograr. Esto te dice si estás a millas de distancia en el objetivo final real, o si el proceso para lograr el objetivo es el tema central.

– ¿Estás escuchando? Quiero decir, ¿estás escuchando de verdad? A menudo, cuando surge un conflicto, las partes implicadas están tan atrapadas defendiendo su propio punto de vista que sus habilidades de escucha se evaporan.

– Piensas antes de hablar. No hace falta decir más.

– No «pongas el dedo en la llaga». Me estremezco cuando escucho que la gente exacerba las situaciones empujando agresivamente a los demás a una esquina. Esto es casi siempre un escenario de pérdida.

– Cuida tu actitud. Si te resistes y persistes, el resultado negativo que temes es probablemente el que ocurrirá. Cambia tu actitud, y podrías sorprenderte por el resultado.

¿Realmente necesitas tener razón o te gustaría llegar a un acuerdo y seguir adelante? Recuerde que debes mantener tu intención de resolver el tema en la mente para un resultado ganador.

DEJANOS TU OPINIÓN